Saltar al contenido

Cerrar Cerrar Botón

  • ES
Vapear es fumar

Los cigarrillos electrónicos o vapeadores son dispositivos que mediante una batería y un sistema electrónico calientan un depósito donde se almacenan unos líquidos que se vaporizan. Estos líquidos suelen contener nicotina (en un 90% de los casos), además de propilenglicol, glicerina, saborizantes y otros compuestos químicos.

Además de la nicotina, sustancia altamente adictiva y perjudicial para la salud, en el vapor que liberan los cigarrillos electrónicos se han encontrado diferentes sustancias tóxicas, algunas de ellas incluso cancerígenas como varios hidrocarburos aromáticos policíclicos, níquel, cromo y plomo.

El uso de vapeadores expone tanto a las personas que los utilizan como a las que están alrededor a partículas que pueden empeorar enfermedades existentes o aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares o respiratorias. 

Por todo esto, Vapear también es fumar.
  • ¿Qué es? Es una droga  que se elabora a partir de las hojas secas  de una planta del género nicotiana. Además de la nicotina, el tabaco contiene 19 productos carcinógenos (alquitranes) y más de 4.000 sustancias tóxicas (irritantes y monóxido de carbono).

  • Presentación: cigarros, puros, tabaco para mascar o para fumar en pipa o rapé (picadura de tabaco con sustancias aromáticas).

  • Vía de consumo: fumada, oral (mascado) y esnifada.

  • Tolerancia: sí.

  • Dependencia: sí, física y psíquica. La nicotina es  una sustancia muy adictiva que genera rápidamente dependencia.

  • Síndrome de abstinencia: los síntomas comunes deseo vehemente por nicotina, tensión, irritabilidad, dificultad para concentrarse, somnolencia y, paradójicamente, problemas para dormir, aumento del apetito, dolores de cabeza, aumento de la tos y las expectoraciones, cambios de humor, falta de atención.

Tabaco

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Efectos:
Es estimulante del Sistema Nervioso Central, incrementa la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el ritmo respiratorio, y disminuye la sensación de hambre.

A corto plazo

  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Aumento de la presión arterial
  • Aumento de la frecuencia respiratoria
  • Disminución de la capacidad pulmonar
  • Fatiga prematura
  • Merma sentidos del gusto y tacto
  • Envejecimiento de la piel
  • Mal aliento
  • Color amarillento de dedos y dientes
  • Tos y expectoraciones (matutinas)

A largo plazo

  • Faringitis y laringitis
  • Dificultades respiratorias
  • Tos y expectoraciones
  • Úlcera gástrica
  • Cáncer de pulmón, boca, laringe, esófago, riñón y vejiga
  • Bronquitis y enfisema pulmonar
  • Cardiopatías
  • Dependencia 
  • Ansiedad y depresión derivada de la dificultad para dejar el hábito
 

 

Componentes del tabaco
El humo de los cigarrillos contiene cerca de 4.000 componentes tóxicos, de los cuales los más conocidos son:
Nicotina Es la sustancia que estimula el sistema nervioso central, acelerando la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el ritmo respiratorio. Es la causante de la dependencia física y, por tanto del síndrome de abstinencia.
Alquitranes Mezcla de sustancias que se producen en el tabaco al arder y se depositan en los pulmones, siendo  los causantes  de que se manche la piel de los dedos y los dientes y uno de los principales responsables de las diferentes formas de cáncer atribuibles al tabaquismo.
Monóxido de carbono Se origina con la combustión del cigarrillo. Esta sustancia hace que  disminuya la capacidad de la sangre para transportar oxígeno a los diferentes tejidos, es decir, que la persona fumadora tenga menos oxígeno.
Gases irritantes Son los responsables de las toses, faringitis, catarros y bronquitis tan habituales en las personas fumadoras. Actúan alterando los mecanismos defensivos del pulmón y favoreciendo las infecciones.

Cuando se enciende un cigarrillo se lleva a cabo un proceso de combustión (una reacción química pobre en oxígeno y con temperaturas cercanas a 950º) en el cual los componentes del tabaco se transforman parcialmente en gases que se inhalan con cada calada. La nicotina una vez inhalada tarda unos 7 segundos en atravesar la superficie alveolar de los pulmones, entrar en el torrente sanguíneo y alcanzar el cerebro.

Al minuto de encender un cigarrillo, la presión arterial aumenta y el corazón empieza a latir un 30% más rápido.

Saber la cantidad de nicotina absorbida es difícil, porque intervienen varios factores en el proceso de fumar (aproximadamente se absorbe 1 mg de nicotina por cigarro). Tras fumar un cigarrillo el pico de concentración plasmática de nicotina en los primeros 10 minutos es de 25- 45 ng/ml. Luego comienza a disminuir lentamente y las 2 horas los niveles se reducen a la mitad.

La principal vía de eliminación de la nicotina es la hepática.La nicotina se metaboliza en el hígado por medio del grupo de enzimas del citocromo P450 (CIP) y se convierte en cotinina para eliminarse por la orina.

Tabaco, embarazo y lactancia
La probabilidad de abortos es sustancialmente mayor en mujeres fumadoras. Además, éstas suelen tener más complicaciones durante el embarazo. Los bebés de madres fumadoras suelen pesar una media de 200 gramos menos al nacer que los hijos de madres no fumadoras. Esta reducción del peso se asocia a mayores riesgos de fallecimiento y enfermedad durante la lactancia y la primera infancia.

Por otro lado, los/as niños/as con padres/madres fumadores tienen el doble de probabilidad de sufrir infecciones respiratorias graves.

Nada más dejar de fumar el cuerpo nota los beneficios:
  • A los 20 minutos, la presión arterial y el ritmo del pulso bajan a la normalidad y la temperatura corporal de manos y pies se incrementan al nivel normal.
  • A las 8 horas, los niveles de monóxido de carbono en la sangre bajan y el nivel de oxígenos en la sangre se incrementa a niveles normales.
  • A las 24 horas, el monóxido de carbono abandona el cuerpo y los pulmones empiezan a expulsar las mucosidades.
  • A las 48 horas, la nicotina ha desaparecido. El gusto y el olfato mejoran notablemente.
  • A las 72 horas, respirar se hace mucho más sencillo, los bronquios se relajan y se incrementan los niveles de energía.
  • De 2 a 3 semanas, la circulación sanguínea mejora, se camina mejor. Los pulmones trabajan mejor y las heridas sanan más rápidamente.
  • De 1 a 9 meses, la tos, congestión nasal, fatiga y los problemas de respiración mejoran. Se tienen menos resfriados y ataques de asma.
  • Al año, el riesgo de paro cardíaco se reduce a la mitad con respecto al riesgo del fumador.
  • En 10 años, el riesgo de cáncer de pulmón disminuyen. El riesgo de accidente cerebrovascular y cáncer de pulmón son similares a los de una persona que no hubiera fumado nunca.
  • En 15 años, el riesgo de paro cardíaco se reduce al que tiene una persona que jamás haya fumado.
Otros 10 beneficios de dejar de fumar:
  1. El aliento, el cabello, la ropa y la casa olerán mejor.
  2. Mejora el sentido del olfato y del gusto.
  3. Los dedos y uñas irán perdiendo el color amarrillo.
  4. Los dientes manchados lentamente volverán a ser más blancos.
  5. La piel rejuvenece y el pelo es menos quebradizo.
  6. Mejora el bienestar físico y el rendimiento durante el ejercicio.
  7. Mejora la fertilidad de hombres y mujeres
  8. Familiares y amistades dejarán de ser fumadores/as pasivos/as
  9. Mejora la economía.
  10. Aumenta la sensación de libertad y de satisfacción personal.
ley
La Ley 42/2010, de 30 de diciembre de 2010, por la que se modifica la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco.
 
Sus medidas de mayor repercusión social son:
  • Se prohíbe fumar en cualquier tipo de espacio de uso colectivo, local abierto al público, que no esté al aire libre, con una excepción a centros de internamiento penitenciario y psiquiátrico y en zonas y habitaciones delimitadas en centros residenciales de mayores.
  • Se prohíbe vender o entregar a personas menores de 18 años productos del tabaco, así como cualquier otro que le imite e induzca a fumar.
  • Se obliga a los establecimientos en los que este autorizada la venta y suministro de productos del tabaco a instalar en carteles que informen de la prohibición de venta de tabaco a los menores de dieciocho años y adviertan sobre los perjuicios para la salud derivados de su consumo.
  • Se prohíbe en todos los medios de comunicación, la emisión de programas o de imágenes en los que aparezca personas fumando y se mencionen o muestren, directa o indirectamente, marcas, nombres comerciales, logotipos u otros signos identificativos o asociados a productos del tabaco.
Si te estas planteando dejar de fumar tienes varias opciones:
 
Taller para dejar de fumar. A lo largo del año, en colaboración con la Asociación Española contra el Cáncer se ofertan distintos talleres gratuitos para dejar de fumar que constan de 5 sesiones semanales de una hora de duración. 
 
Otros recursos disponibles para dejar de fumar:
  • Centros de salud. Puedes solicitar información sobre los distintos tratamientos para dejar de fumar en tu centro de salud. También te puedes dirigir a la Unidad de tabaquismo de Centro Social de Ventanielles (985 28 80 01).
  • Asociación Española Contra el Cáncer. Para las personas mayores de 18 años que hayan tomado la decisión de dejar de fumar se oferta un programa de ayuda específica y personalizada. Para más información sobre este Programa pincha aquí

Talleres tabaco