Saltar al contenido

Cerrar Cerrar Botón

  • ES

El origen del primer itinerario cultural de Europa, el Camino de Santiago, está en Oviedo donde nació de la mano del rey Alfonso II el Casto, considerado el primer peregrino desde que en el año 834 fue hasta la localidad gallega, avisado por el obispo Teodomiro del “descubrimiento” de la tumba del apóstol.

Ese “kilómetro 0” de la Ruta Jacobea marca el inicio del llamado Camino Primitivo que dos siglos después fue desplazado por el aún hoy más popular “Camino francés”.

El Primitivo, además de su valor originario tiene el aliciente de que está mucho menos transitado y es más natural y agreste. Hoy tiene ya el reconocimiento de la UNESCO como Patrimonio Mundial junto al resto de los llamados “Caminos del Norte”.

Con Albergue y símbolo propio

Para acoger a los peregrinos que desde la época medieval hacían la Ruta Jacobea pasando por Oviedo  para venerar a San Salvador, la ciudad lleva 25 años promocionándola y dispone desde hace tiempo de un Albergue que mantiene el Ayuntamiento y regenta la Asociación Asturleonesa de Amigos del Camino de Santiago (www.caminosantiagosastur.com).

El Albergue se encuentra ahora en el edificio  que el Seminario tiene en el “Prao Picón” (calle Leopoldo Alas 20). Con una superficie de 600 metros cuadrados puede acoger hasta 51 personas en 14 habitaciones con duchas, calefacción, botiquín, salón-comedor con microondas y máquina de café, y wi-fi. Aunque el Camino en Oviedo está plenamente identificado con su promoción internacional y la típica concha de peregrino, el municipio tiene también su propio símbolo: Una “O” mayúscula acorazonada proveniente del “Libro de los Testamentos”, códice medieval del siglo XII,  y en la misma caligrafía visigótica las iniciales C y P del Camino Primitivo.

Cuando en el siglo IX, el rey Alfonso II, “el Casto”, hiciera el viaje desde su corte ovetense al lugar llamado Iria Flavia (Padrón) para conocer el sepulcro  recién descubierto del Apóstol Santiago y creara una iglesia con dignidad  suficiente para acoger aquellos restos, iniciaba una corriente que con el discurrir de los siglos fue afianzándose y creando rutas con una creciente importancia y constituyendo uno de los acontecimientos culturales y religiosos más importantes de la historia de la humanidad.

Cierto que estos caminos reafirmaban otros muy anteriores que comunicaban con Finisterre (el fin de la tierra) donde el sol se fundía con el mar. Fuera como fuera, la noticia de la aparición del sepulcro de Santiago se transmitió por toda Europa. En un principio los pueblos francos, borgoñeses, lombardos, sajones, bohemios y otros pueblos europeos incluyeron entre sus destinos de peregrinaje, además de Roma y Jerusalén, a aquel “Campus Stellae” (Compostela), donde el monarca asturiano había mandado erigir una iglesia para custodiar las reliquias del santo.

Hasta en Japón 

El peregrinaje a Santiago de Compostela , nacido en la época medieval como estrictamente religioso, tiene hoy para muchos caminantes otros alicientes como la superación personal o la curiosidad cultural. Es una ruta que ya frecuentan miles y miles de extranjeros y no solo de occidente y no sólo católicos. Pero es que además en el mundo hay otras rutas que, tras la debida traslación cultural, son similares. Alguna de ellas se encuentran en Japón, con las que incluso tiene relación Santiago de Compostela, con una promoción y “certificación” o credencial conjunta. Son las dos únicas en el mundo acreditadas como Patrimonio de la Humanidad. El “Camino” japonés se llama Kumana Kodo y es un conjunto de rutas en la isla Honshu que está reconocido como la raíz del sintoísmo, la fé en las deidades de la naturaleza, aunque también está relacionado con el budismo. 

El primer peregrino a Compostela

Fue precisamente Alfonso II el primer peregrino a Compostela y su itinerario constituyó el primer Camino de Santiago: desde Oviedo, capital del reino, por Grado, Salas, La Espina, Tineo, Pola de Allande y Grandas de Salime. El Camino estaba creado y centro importante del mismo era la ciudad de Oviedo que, además, acogió un conjunto de reliquias, entre ellas el célebre Sudario, rescatadas y llegadas a Oviedo desde Jerusalén y que fueron custodiadas en una capilla mandada construir por el rey Alfonso II, que es hoy la Cámara Santa. 

El traslado de la corte a León, en el año 910, y las conquistas territoriales de los cristianos en dirección al sur de la península se tradujeron en un cambio en las rutas que seguían los peregrinos hacia Santiago eligiendo paisajes menos penosos que los de las abruptas montañas del Norte, aunque estas rutas nunca fueron abandonadas.

El Arca Santa

El Arca Santa que se guarda en la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo es una pieza fundamental en las peregrinaciones a la basílica de San Salvador desde la Edad Media. Datada en el año 1113 este Arca de plata que mandó construir la reina Doña Urraca y que ha sido recientemente restaurada, recubre un cofre de madera de roble y castaño. En ese arca interior de madera se guardaban reliquias que según la leyenda incluye importantes piezas relacionadas con Jesús y María, y entre las que destaca el Santo Sudario.  Las reliquias pasaron, por sucesivos empujes de las dominaciones persas y árabes, de Jerusalén a Alejandría y, de allí, a Cartagena, Sevilla, Toledo y Asturias. Oculta durante 80 años en una cueva del Monsacro, en el Aramo, se trasladó a Oviedo por orden de Alfonso II el Casto en torno al año 842.

Desde el Monsacro a la Catedral de Oviedo hay una ruta que va tomando auge en los últimos años y que, con un recorrido de 16 kilómetros, llaman “Ruta de las Reliquias” y también “La senda de los 20.000 pasos”(www.amigosdelmonsacrro@morcin.es

El Camino por la meseta, hoy llamado francés, fue tomando cada día más relevancia; la llegada de los monjes benedictinos de Cluny, constructores de monasterios e iglesias en Roncesvalles, Navarra y Ponferrada, entre otros, potenciaron aún más el desarrollo de esta ruta. Aún así, la importancia que las reliquias habían adquirido entre la cristiandad custodiadas en Oviedo que se vio acrecentada sobremanera tras la solemne apertura e inventario del contenido del Arca Santa, realizada en el año 1075 por Alfonso VI, convirtieron Oviedo en paso “obligado” de muchos peregrinos que consideraban imprescindible venerar al Salvador antes que a su discípulo Santiago, de ahí la antigua canción francesa que dice: “Quien va a Santiago y no al Salvador, visita al criado y deja al Señor”. 

A Oviedo llegaban los peregrinos desde León, donde se desviaban del Camino francés, atravesando las duras cuestas del puerto de Pajares y los concejos de Lena, Mieres y Ribera de Arriba. Otras rutas atravesaban Asturias por el litoral, desviándose en Villaviciosa para llegar a Oviedo por Sariego y Pola de Siero. También existe el Camino que, desde Oviedo, conecta con el de la Costa en Avilés, atravesando los concejos de Llanera y Corvera. Este trayecto, quizá el menos conocido y difundido, permite a los peregrinos continuar su periplo hacia Santiago por el Camino de la Costa.

Del Camino Francés a Oviedo

La entrada de los peregrinos al concejo de Oviedo se hace por Olloniego, a donde se llega desde Mieres por el puerto del Padrún. Tras cruzar una pasarela sobre las vías del ferrocarril y la autovía de Oviedo, se atraviesa Olloniego para dirigirse a la carretera de La Manzaneda, pasando frente a los restos semiderruidos del viejo puente medieval y del conjunto del Torreón y la Casa de los Quirós, y luego cruzar el puente sobre el río Nalón, en el Portazgo. En la Manzaneda, el Camino discurre a media ladera, con subidas pronunciadas, que nos llevan hasta las casas del Picu Llanza. Desde aquí, a través de un camino que sale a la derecha de la carretera, el peregrino se dirige hacia Oviedo por la Venta del Aire, Caxigal, Los Prietos y El Caserón. El paisaje que se disfruta es espectacular, con el cordón montañoso del Aramo al Oeste y, en su frente, la ladera ya visible del monte Naranco con las dos joyas del prerrománico, San Miguel de Lillo y Santa María del Naranco.

Conchas en las aceras

Todo el recorrido urbano del Camino de Santiago en Oviedo está señalizado con las conchas que, en color cobre y sobre las aceras,  identifican la peregrinación. Esas conchas se transforman en conchas amarillas pintadas en postes, carteles y mojones por la zona rural por la que discurre la Ruta Jacobea. Es un camino que se calcula realizan en el municipio ovetense más de 30.000 caminantes al año, una cifra que crece sin parar. También sobre el suelo está señalizado, frente a la Catedral, el punto del que partió la primera peregrinación, con Alfonso II el Casto. El Camino de Oviedo a Santiago de Compostela tiene unos 320 kilómetros que los peregrinos hacen en 13 o 14 etapas y atraviesa los concejos del occidente asturiano: Las Regueras, Grado, Salas, Tineo, Pola de Allande, Grandas de Salime…antes de entrar en tierras gallegas por Lugo.

Desde este punto, se alcanza enseguida la iglesia de Santiago de la Manjoya, donde un gran panel nos indica el inicio del trazado urbano del Camino de Santiago por Oviedo. Se continúa por la carretera de La Bolgachina que, pasando bajo la ronda de circunvalación de Oviedo conduce hacia la calle La Malatería. Un mojón con la correspondiente concha señala al caminante la dirección que debe tomar. 

Desde La Malatería se alcanza la calle Aurelio de Llano y, cruzando la Ronda Sur, se toma la calle Leopoldo Alas, hoy una zona totalmente urbanizada y antaño los arrabales de la ciudad. Cruzando por Marqués de Gastañaga, el Camino se adentra en el casco antiguo de la ciudad por la calle Magdalena donde, hacia la mitad, aún se levanta la capilla del mismo nombre, edificio que fue albergue y hospital desde, al menos, 1458. 

La ruta atraviesa la plaza de la Constitución y se adentra en el la calle Cimadevilla, a través de un arco bajo el edificio del Ayuntamiento. En este punto se abría en la ciudad medieval la puerta de Cimadevilla. Por esta calle, antaño centro comercial y cultural de la urbe hasta bien avanzado el siglo XIX, continúa el Camino para alcanzar la Catedral por la calle de la Rúa.

La plaza de la Catedral, denominada plaza de Alfonso II, ocupa el espacio actual sólo desde principios del siglo XX, anteriormente en el recinto se levantaban una manzana de edificios de viviendas por lo que para alcanzar la Catedral era necesario entrar por la calle de la Platería que se abría a la derecha de la de la Rúa y pasar por delante de la iglesia de San Tirso. En la tan ansiada Catedral el peregrino puede venerar la imagen de El Salvador y las reliquias de la Cámara Santa.

Misa y laurel

La imagen románica que está en la Catedral a la derecha del altar mayor y que hasta la construcción gótica presidió la basílica, representa a San Salvador, que es en realidad el patrón de Oviedo. En su festividad, el 6 de agosto, se celebra una misa, con la imagen toda rodeada de ramas de laurel, que una vez bendito, es costumbre que los fieles se lleven para casa. Es una ocasión en las que también se suelen congregar muchos peregrinos del Camino de Santiago. Aunque en la Edad Media,  los peregrinos acudían a Oviedo sobre todo para el Jubileo de la Santa Cruz, la “Perdonanza”, que comienza el 14 de septiembre y acaba el 21, día de San Mateo, cuando se celebran las fiestas de la ciudad. De ahí que muchos, incluso muchos ovetenses, piensen que San Mateo es el Patrón de la ciudad, en vez de San Salvador.

El Camino Primitivo

El Camino hacia Santiago sale desde la Catedral por la actual calle de San Juan en cuyo final se abría en la muralla medieval la puerta de Socastiello y que en la actualidad es la plaza de Juan XXIII. Bajando por la calle La Luna el Camino completamente urbano se dirige hacia la calle Covadonga.

Covadonga: otra peregrinación, con tricentenario

Desde comienzos de la primavera, asociaciones ligadas al Camino de Santiago, entidades de todo tipo y hasta grupos de amigos, hacen salidas en fines de semana como entrenamiento para afrontar luego el Camino de Santiago. Pero no es esta la única “peregrinación”  sino que hay otra, típica de Asturias, y es la que se realiza a Covadonga, santuario de la Virgen del mismo nombre, patrona de Asturias y con festividad el 8 de septiembre. Unos van a Covadonga y visitan la cueva y la basílica para cumplir promesas, otros como costumbre familiar y muchos más, como parte de una  excursión que acaba en Los Lagos, en un espectacular paisaje en medio de los Picos de Europa. En 2018 se celebra aquí un tricentenario: 100 años de la coronación de la Virgen de Covadonga, conocida popularmente como “la Santina”, 100 años de la creación del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, origen del Parque de los Picos de Europa, el primero declarado en España, y 1.300 años de los orígenes del Reino de Asturias.(www.covadonga2018.org

Como se comentó, la ruta del Camino de Santiago en Oviedo se sigue gracias a las conchas de bronce que  indican en los cruces la dirección a tomar. Pasa por delante del antiguo convento de Santa Clara, hoy sede de la administración estatal de Hacienda. A partir de aquí, el Camino continúa por la calle Melquíades Álvarez. En esta calle se levanta la iglesia de San Juan, construida a principios del S. XX y conocida como “la catedral del ensanche”, en referencia al crecimiento que sufrió esta parte de Oviedo tras la apertura, en 1868, de la calle Uría. El Camino cruza esta vía, principal arteria de la ciudad, para seguir por la calle Independencia hasta su confluencia con la calle Asturias.
En este punto se cruza esta calle y se bordea una zona recuperada a las vías del ferrocarril, llamada popularmente la Losa y donde se levantan unos modernos edificios, para alcanzar la calle Samuel Sánchez, a la altura de la plaza de la Libertad (antes de la Liberación). 

De hoteles y paquetería

La afluencia de caminantes  en la Ruta Jacobea ha acabado creando toda una red de servicios con creciente peso en el desarrollo económico de las zonas que atraviesa y con especial importancia en el mundo de los emprendedores. Algunos caminantes utilizan hoteles en lugar de albergues y en Asturias, por impulso de la asociación empresarial OTEA, se ha creado una marca (www.peregrinosporelnorte.com) que aspira a reunir establecimientos de todo el norte de España  -y ya son más de 50, todos ellos  a menos de 2 kilómetros del Camino- con servicios especiales para los peregrinos como servicios de masajes, información meteorológica, lavandería express, preparación de bolsa de pic-nic, guarda de bicicletas o bebidas isotónicas y barritas energéticas en el servicio de bienvenida. Otro servicio singular es el que ofrece Correos (www.elcaminoconcorreos.com) donde se puede contratar el envío de mochila, maletas o bicicleta de una etapa a otra o de desde cualquier punto al inicio o al final del Camino, donde además tienen una consigna.

Se adentra, desde aquí, siempre siguiendo la traza urbana, por la calle de la Argañosa que debe seguirse en toda su extensión. Antes de entrar en la calle Favila, a la altura de la iglesia de San Antonio de Padua, el Camino gira a su derecha para alcanzar la calle Alfonso I El Católico, aunque antes debe cruzar la vía del ferrocarril mediante una pasarela metálica. 

Hasta hace pocos años, la calle Alfonso I era el inicio del camino rural que ascendía hacia la falda del monte Naranco, pero el crecimiento de la ciudad, con la nueva urbanización de La Florida, lo interrumpe bruscamente para convertirlo en modernas y amplias calles urbanizadas. El discurrir del Camino por esta zona está señalizado como en el resto de la ciudad: Cruza el gran bulevar de la Florida; hasta desviarse hacia la falda del Naranco en una zona con nuevos edificios.

Retomar la carretera local ascendiendo levemente dirección Oeste y enseguida se llega a San Lázaro de Paniceres , donde en tiempos se encontraba una malatería

La carretera asciende levemente por la falda del monte Naranco en dirección Oeste y enseguida llega a San Lázaro de Paniceres donde en tiempos había una malatería. Se sigue el Camino, hoy carretera local, hasta un cruce donde se entra, a mano izquierda, en una carreterita asfaltada que, tras un breve tramo, se abandona para tomar, a la derecha, un camino rural de tierra, bien asentado y con ancho suficiente para un automóvil. Estos desvíos están perfectamente señalizados. Desde aquí se continúa hasta la localidad de Llampaxuga,
El camino, que discurre por la falda del Naranco, permite obtener unas vistas fantásticas del amplio valle que se abre a los pies pleno de verdor y de vida y con el fondo montañoso de la sierra del Aramo, hacia el Sur, y los montes de los concejos de Teverga, Belmonte y Grado hacia el Oeste. 

En Llampaxuga está la capilla del Carmen, de origen medieval. A su izquierda se abre un camino que conduce al peregrino hacia Lloriana. El Camino, que sigue siendo cómodo, desemboca poco antes de llegar a Lloriana en la carreta local asfaltada que da servicio a este núcleo rural que es un auténtico remanso de tranquilidad y que ofrece una preciosa vista de la zona rural del municipio de Oviedo. 

El Camino bordea la Iglesia de San Bartolomé de Loriana para descender el valle pasando por el núcleo de Fabarín y, enseguida, llega hasta el Puente de Gallegos, donde se sitúa el límite con el concejo de Las Regueras, desde aquí el Camino continúa por el Alto del Escamplero hacia Grado.

La conexión del Camino de la Costa con Oviedo

Los peregrinos que desde Villaviciosa se acercan a Oviedo para cumplir el rito de visitar al Señor antes que al servidor lo hacen a través de Colloto tras superar los concejos de Sariego y Siero. 

En Colloto, en el límite entre Siero y Oviedo, se levanta el puente sobre el río Nora conocido como “puente romano”• o “puente viejo”. Desde aquí, el Camino se adentra en Colloto y lo atraviesa por las calles Luis Suárez Ximielga y Camino Real . Tras la zona de Cerdeño, la ruta sigue por la Tenderina Baja, dejando el populoso barrio de Ventanielles la derecha, y Tenderina Alta. 

Arriba de esa cuesta se cruza el tramo urbano de la ronda sur en la zona llamada Campo de los Patos y se llega al repecho de la calle Azcárraga.  En la calle Jovellanos, se gira a la izquierda a la por la calle del Águila y se alcanza la Catedral. Está también descrita una alternativa que desde Azcárraga sube por la calle San Vicente, pasa por delante de los conventos de San Pelayo y San Vicente (Museo Arqueológico, en la actualidad) y, atravesando la Corrada del Obispo y el Tránsito de Santa Bárbara, entra en la Catedral por la llamada Puerta de la Perdonanza.

Un plan regional para el Jubileo de 2021

El próximo jubileo compostelano, en el que la Iglesia Católica otorga a los fieles la indulgencia plenaria y equipara con los peregrinajes da Roma y Jerusalén, será en 2021. El Año Santo Jacobeo, el primero de los cuales fue en 1126, se celebra cuando el 25 de Julio, festividad de Santiago Apóstol, cae en domingo aunque  ay variaciones por años bisiestos. Se espera que en el Año Santo el número de peregrinos  aumente en gran cantidad. Por ello en Asturias, el Gobierno del Principado ha puesto en marcha un plan especial  para mejorar y potenciar todas las rutas del Camino en Asturias que pasan por 34 concejos y suman 560 kilómetros de recorrido. En ese plan se incluyen medidas que van desde la regulación de los albergues a la mejorar de la cobertura de telefonía e internet  pasando por la creación  de una plataforma de gestión digital del Camino, o la mejora de la señalización y la accesibilidad.  

Y al revés

Desde Oviedo también se puede proseguir la ruta a la inversa que la anterior, por la conexión desde Oviedo con el Camino de la Costa.
Desde la plaza de la Catedral, el Camino se dirige a la calle del Águila y tras cruzar Jovellanos entra en la calle Gascona, que en la actualidad acoge gran número de sidrerías y restaurantes típicos asturianos. Al final de esta calle se encuentra la Fuente de Foncalada, monumento prerrománico de carácter civil, que fue mandada construir por Alfonso III y que da idea del interés de los monarcas asturianos por la mejora de la vida ciudadana. 
Baja el Camino, después, por la calle del mismo nombre que la fuente hasta cruzar la actual calle General Elorza y adentrarse en la Avenida de Pumarín, en busca de la falda del monte Naranco. Aquí llega a través de la avenida de Pando y lo hace a los núcleos de Villamejil y Fitoria. De este punto arranca un camino que es continuación de la llamada pista finlandesa que discurre por la falda del Naranco y es muy utilizada por muchos ovetenses para sus paseos.
Siguiéndolo en dirección Este se pasa por Toleo y se alcanza el núcleo de Cuyences de Arriba, pasando junto a unos depósitos de agua que abastecen esta área de Oviedo. Todo este camino es amplio y cómodo y discurre en ocasiones por carreteras locales. 
Desde Cuyences se llega enseguida a Pollana dejando un poco más abajo las instalaciones de la depuradora de aguas de Villaperez. El Camino alcanza entonces el núcleo de La Pedrera, cruzando a través de un pequeño puente, las vías de un viejo ferrocarril que daba servicio a unas canteras existentes en esta vertiente, ya Norte, del Naranco. Las flechas amarillas dibujadas en los puntos de intersección evitan equivocarse.
Pocos metros después el camino abandona el municipio de Oviedo por el llamado Puente Cayés para entrar en el concejo de Llanera. Desde aquí continúa por Posada de Llanera, Cancienes y Nubledo hasta  Avilés

Cinco alternativas

El Camino de Santiago tiene en Oviedo varias alternativas, de ida y vuelta, en función de la ruta que hayan los peregrinos. En todo caso, el Camino Primitivo ofrece el aliciente de que, aún, es una ruta menso transitada y brinda la  oportunidad de un paisaje natural espléndido y con  mucho menos asfalto; en invierno puede haber tramos con nieve y hasta  entrada la primavera, lluvia y zonas con barro

Ciudades hermanadas
Oviedo y Santiago de Compostela 

Entre 2018 y 2019, se cumplen las bodas de plata del hermanamiento de Oviedo y Santiago de Compostela, en cuyo casco viejo, en la “Plaza de Entrepaciñas”, le levanta desde hace muchos años una estatua de Alfonso II en recuerdo del rey que, cuando Galicia formaba parte del reino de Asturias “inauguró” el Camino de Santiago. Por motivos diferentes en casa caso, Oviedo está hermanada también con otras ciudades de España y del mundo: Valparaíso, Chile (desde 1973); Bochum, Alemania (1979); Buenos Aires, Argentina (1983); Veracruz, Méxicoi (1983); Clermont-Ferrand, Francia (1988); Tampa-Florida (USA) (1991); Santa Clara, Cuba (1995); Jesey City (USA) (1998); Holon, Israel (1999),Zamora (2001); Torrevieja (2004); Valencia de Don Juan (2004); Hangzhou, China (2006), Viseu (Portugal), 2007; Móstoles (2010); y Maranelo, Italia (2010) 

Camino primitivo.

El que une Oviedo con Santiago, realizado por Alfonso II el Casto,en el siglo IX, a raíz del descubrimiento de la tumba del Apóstol. Desde Oviedo llega a Grandas de Salime, para adentrarse en tierras gallegas por la provincia de Lugo.

Conexión del Camino Francés con el primitivo (León-Oviedo).
Esta es la ruta utilizada por los peregrinos que, procedentes del llamado Camino Francés, se desvían en León en dirección a Oviedo para postrarse ante El Salvador y adorar las reliquias custodiadas en la Cámara Santa y entrando por el Puerto Pajares, Pola de Lena y Mieres.

Camino de la Costa o del Norte.

Penetra en Asturias por Bustio recorre toda la costa cantábrica atravesando, entre otros, los concejos de Llanes, Ribadesella, Colunga, Villaviciosa, Gijón, Avilés, Cudillero, Soto de Luiña, Luarca, Navia, El Franco, Tapia y Castropol para continuar por la costa gallega.

Conexión del Camino de la Costa con Oviedo.
Desde Villaviciosa muchos peregrinos se dirigen a Oviedo a través de Sariego y Pola de Siero y entrando en Oviedo por Colloto.

Conexión desde Oviedo con el Camino de la Costa.
Desde la Catedral se dirige a Avilés para seguir por el camino de la Costa o del Norte.