Saltar al contenido

Cerrar Cerrar Botón

  • ES

Puede dedicar la tarde a disfrutar de los museos que hay en Oviedo, contando con que el Museo de la Iglesia ya lo puede haber visitado junto al resto de la Catedral.

Desde el entorno de Santullano, suba de nuevo hacia el centro histórico rodeando la plaza de Cruz Roja por Martínez Vigil. A la izquierda pasa por delante de la antigua Fábrica de Armas de La Vega, ahora en desuso y con un futuro muy abierto. Arriba, a la izquierda, asómese a ver la calle Paraíso, con la muralla, aun sin restaurar, en todo su perímetro derecho y a la izquierda,  la antigua Fábrica de Gas y el gasómetro (no visitable). 

Volviendo al inicio, a la derecha, entre en la calle de San Vicente; lo primero que se encuentra es el complejo del Convento de San Pelayo.

Las Pelayas

Oviedeces

El canto gregoriano de las Pelayas

El convento de San Pelayo (sanpelayomonasterio.org) es un edificio histórico habitado por una comunidad benedictina cuya clausura no impide que las monjas sean muy populares en la ciudad. Las “pelayas”, como se las conoce, además de rezar, trabajan, destacando su repostería y el cuidado de un importante archivo histórico. Su antiguo colegio universitario se ha convertido ahora en una hospedería. Las pelayas son también conocidas por la belleza de su canto gregoriano y sus interpretaciones de cítara; su Kalenda, en la tarde del 24 de diciembre, llena la iglesia de quienes van a escucharlas cantando el relato de la Navidad.

Siguiendo por la calle San Vicente se encuentra distintas piezas de lo que fue el primitivo monasterio del mismo nombre y en el que destaca lo que es en la actualidad el Museo Arqueológico (www.museoarqueologicodeasturias.com), la instalación expositiva más antigua de Asturias. Abierto en 1952, monumento nacional desde 1934 y con una importante y polémica ampliación  de principios que sin embargo ha permitido una nueva organización expositiva, moderna y muy atrayente para cualquier tipo y edad de público.

La entrada es gratuita.

La cueva de Sidrón y los castros

El Museo Arquelógico permite repasar un amplísimo periodo histórico desde las poblaciones del neolítico (hace unos 4.500 años)  a la Edad Media pasando  por la ocupación romana de Asturias en tiempos del emperador Augusto. Por importancia y singularidad llaman la atención las muestras sobre: la cueva de Sidrón –el yacimiento más rico del mundo para estudiar el ADN de los neandertales-  y las aldeas de la cultura castreña.
En el  museo encontrará, junto a materiales auténticos, interesantes recreaciones y escenas y reconstrucciones interactivas.
En el claustro, donde por el verano hay un ciclo de conciertos de música clásica del Ayuntamiento con entrada gratuita, al igual que lo es la del Museo, hay piezas heráldicas,  restos de construcciones anteriores y sarcófagos, entre los que destaca el de Doña Gontrodo (de 1186), concubina del rey Alfonso VII y madre de Doña Urraca, reina de Navarra.