Saltar al contenido

Cerrar Cerrar Botón

  • ES

Puede dedicar la tarde a disfrutar de los museos que hay en Oviedo, contando con que el Museo de la Iglesia ya lo puede haber visitado junto al resto de la Catedral.

Desde el entorno de Santullano, suba de nuevo hacia el centro histórico rodeando la plaza de Cruz Roja por Martínez Vigil. A la izquierda pasa por delante de la antigua Fábrica de Armas de La Vega, ahora en desuso y con un futuro muy abierto. Arriba, a la izquierda, asómese a ver la calle Paraíso, con la muralla, aun sin restaurar, en todo su perímetro derecho y a la izquierda,  la antigua Fábrica de Gas y el gasómetro (no visitable). 

Volviendo al inicio, a la derecha, entre en la calle de San Vicente; lo primero que se encuentra es el complejo del Convento de San Pelayo.

Las Pelayas

Oviedeces

El canto gregoriano de las Pelayas

El convento de San Pelayo (sanpelayomonasterio.org) es un edificio histórico habitado por una comunidad benedictina cuya clausura no impide que las monjas sean muy populares en la ciudad. Las “pelayas”, como se las conoce, además de rezar, trabajan, destacando su repostería y el cuidado de un importante archivo histórico. Su antiguo colegio universitario se ha convertido ahora en una hospedería. Las pelayas son también conocidas por la belleza de su canto gregoriano y sus interpretaciones de cítara; su Kalenda, en la tarde del 24 de diciembre, llena la iglesia de quienes van a escucharlas cantando el relato de la Navidad.

Siguiendo por la calle San Vicente se encuentra distintas piezas de lo que fue el primitivo monasterio del mismo nombre y en el que destaca lo que es en la actualidad el Museo Arqueológico (www.museoarqueologicodeasturias.com), la instalación expositiva más antigua de Asturias. Abierto en 1952, monumento nacional desde 1934 y con una importante y polémica ampliación  de principios que sin embargo ha permitido una nueva organización expositiva, moderna y muy atrayente para cualquier tipo y edad de público.

La entrada es gratuita.

La cueva de Sidrón y los castros

El Museo Arquelógico permite repasar un amplísimo periodo histórico desde las poblaciones del neolítico (hace unos 4.500 años)  a la Edad Media pasando  por la ocupación romana de Asturias en tiempos del emperador Augusto. Por importancia y singularidad llaman la atención las muestras sobre: la cueva de Sidrón –el yacimiento más rico del mundo para estudiar el ADN de los neandertales-  y las aldeas de la cultura castreña.

En el  museo encontrará, junto a materiales auténticos, interesantes recreaciones y escenas y reconstrucciones interactivas.

En el claustro, donde por el verano hay un ciclo de conciertos de música clásica del Ayuntamiento con entrada gratuita, al igual que lo es la del Museo, hay piezas heráldicas,  restos de construcciones anteriores y sarcófagos, entre los que destaca el de Doña Gontrodo (de 1186), concubina del rey Alfonso VII y madre de Doña Urraca, reina de Navarra.

Museo Arqueologico, Claustro Sarcófago Doña Gontrodo

Oviedeces
Aquí, dicen, nació Oviedo

El Museo Arqueológico ocupa  el lugar donde se encontraba el monasterio de San Vicente, relacionado en antiguos documentos  con el origen de la ciudad de Oviedo fundada en el año 761 por Máximo y Fromestano. Al monasterio , en su desarrollo, también pertenecía la vecina Iglesia de Santa Maria la Real de la Corte (1592), con traza renacentista y que tiene el mejor órgano barroco de Asturias, con conciertos en diversas ocasiones, entre ellas todos los viernes del mes de noviembre. En el monasterio de San Vicente  y como su abad durante 30 años, residió por otra parte el Padre Feijóo, figura clave de la primera Ilustración española  a quien  se tiene por el primer filósofo que escribió en castellano y el creador del concepto de ensayo. En el Museo Arqueológico hay una  reproducción de su celda.

A la salida, siga por la calle San Vicente hasta llegar a la Corrada del Obispo, A la izquierda, la Casa del Dean Payarinos (de 1909, entre el eclecticismo y el modernismo, edificio proyectado por Juan Miguel de la Guardia), sede del Conservatorio Superior de Música de Asturias. Al fondo derecho de la plaza, el Palacio Arzobispal; no es visitable pero si está abierto y se asoma, desde su patio verá una singular vista de la torre de la Catedral. Y recuerde, aquí estaban los palacios de los antiguos reyes de Oviedo. Cruce la plaza en diagonal, eche un vistazo a la fachada de la puerta de la Limosna de la Catedral (corresponde en el interior al Claustro) y siga por la calle Canóniga hasta el entronque con la Calle Santa Ana.

El apostolado de El Greco

En la calle Santa Ana se encuentra el Palacio de Velarde (S. XVIII) uno de los tres edificios que, unidos por su interior, acogen el Museo de Bellas Artes de Asturias, que da también a la plaza de la Catedral y a la calle de la Rúa.

El Museo (www.museobbaa.com) es una de las colecciones públicas de arte más importantes de España; con más de 15.000 obras, entre ellas destacan las piezas de escultura y, sobre todo, de pintura de artistas asturianos, españoles y europeos desde la edad media hasta la actualidad.  Con obras de Tiziano, Zurbarán, Juan Carreño  Miranda, Rubens, Goya, Sorolla, Picasso, Miró Tapies, Barceló… en el Museo podrá contemplar uno de los tres apostolados de El Greco que pueden verse en el mundo.

La entrada es gratuita y en periodos de vacaciones escolares, el Museo desarrolla por las tardes una interesante actividad de “Arte en familia”.

Interior del Museo de BBAA

Oviedeces
Dación de pago y donaciones

Una parte importante y sobresaliente de los fondos del Museo de Bellas Artes de Asturias,  proviene, junto a los fondos y adquisiciones del propio Museo, de pagos de impuestos (Grupo Arcelor), dación de pagos (Colección Pedro Masaveu)  o donaciones con usufructo, caso de los las obras que han llegado al Bellas Artes de las colecciones de los empresarios astur mexicanos Plácido Arango y Juan Antonio Pérez Simón.

Más que piedras

Para visitar el cuarto museo, suba hacia el campus de Llamaquique, mejor por la acera derecha de la calle Marqués de Santa Cruz, bordeando el Campo San Francisco, para ver, en la acera de enfrente,  una serie de edificaciones  de interesantes fachadas. 

El Museo de Geología es un centro de exposición de la Universidad de Oviedo (www.museodegeologia.uniovi.es) situado en la Facultad de Geología en el que se exhiben un millar de muestras (rocas, minerales y fósiles) con fines educativos y divulgativos; el Museo, de acceso gratuito, expone un millar de las 32.000 piezas que posee,  tiene una Sala de Fluorescencia y ofrece una aplicación de realidad virtual para fotografiarse con la Tierra entre las manos. La entrada al Museo de Geología, en el edificio de la Facultad, obra de Ignacio Alvarez Castelao, está rodeada por un Jardín Geológico en el que, entre arbustos y árboles –el más importante, una araucaria- hay un recorrido por los tiempos geológicos basado en grandes rocas de la Cordillera Cantábrica y señalizaciones en el suelo con las que se representa, a escala, las edades de la Tierra.

Oviedeces
Capital administrativa

El centro del polígono de Llamaquique lo constituyen edificios universitarios y administrativos, tanto del Gobierno Regional –que tiene en la zona entre otros el llamado •Edificio inteligente”- como de la administración judicial –con el Palacio de Justicia y parte de los  juzgados en la ciudad-.   En respuesta a este carácter de capital administrativa y centro de la región que es Oviedo, en LLamaquique hay un apeadero ferroviario–el único subterráneo de Asturias-  que en jornada laboral registra cada día 6.000 usuarios.  En la zona hay también un servicio especial de autobús, con paradas por toda la ciudad y destinado sobre todo a funcionarios y estudiantes del centro de Asturias, para trasladados a Gijón y Avilés (www.paradascentrobus.es

Museo de Geología

Del Auditorio al Palacio de Congresos

Muy cerca del Museo de Geología, aunque en direcciones opuestas, tiene dos edificios de interés  y de gran actividad en la ciudad. A la derecha de la salida del Museo, busque la Plaza del Fresno –si viaja con niños, ahí tiene una zona de juegos infantiles- y en una esquina verá el Auditorio Príncipe Felipe.

Construido sobre los antiguos depósitos de agua de Pérez de la Sala, algunos de cuyos elementos se ven aún en el interior; el Auditorio tiene una intensa programación musical, destacando cuatro ciclos de música clásica  -grandes orquestas y famosos directores, jornadas de piano y música de cámara- de primer nivel internacional. 

El Auditorio ha acogido desde su inauguración en 1999 numerosos congresos con miles de asistentes hasta la puesta en marcha del nuevo Palacio de Exposiciones y Congresos (PEC) diseñado por Santiago Calatrava. Para el llegar al Palacio de Congresos desde la salida del Museo de Geología, tuerza a la izquierda y siga recto. 

Todo ese paseo que le lleva hasta el comienzo del barrio de Buenavista tiene una cuidada jardinería. El Palacio de Congresos, abierto desde 2011, forma parte de un complejo con aparcamiento, hotel, centro comercial y oficinas del Principado, y responde a la conocida arquitectura de su autor: blanco, de grandes dimensiones y espectaculares formas orgánicas.