Saltar al contenido

Cerrar Cerrar Botón

  • ES

La fiesta de la Balesquida suma siglos de historia. Sus orígenes datan del 1232, años en el que Doña Velazquita Giráldez donó sus bienes “a la cofradía de los sastres y a los vecinos y hombres buenos de Oviedo para distribuir entre los más desfavorecidos de la ciudad”. Desde entonces, los ovetenses celebran La Balesquida, siendo el Martes de Campo, el Día del Bollo, su acto estrella. Actualmente, la fiesta se hace coincidir con el martes de Pentecostés.

La fiestas de la Balesquida constituyen una de las celebraciones más tradicionales y antiguas de la capital asturiana. No faltan en el programa de actos, el domingo anterior al Martes de Campo, el Heraldo, conocido también como ‘La Fama’, un jinete vestido de blanco a lomos de un caballo, que acompañado de una comitiva recorre el casco antiguo para llegar hasta la plaza del Ayuntamiento y solicitar permiso de la Corporación para celebrar la fiesta.