Saltar al contenido

Cerrar Cerrar Botón

  • ES

La librera Conchita Quirós abre con su pregón #SanMateo2018: “¡Larga vida a esta fiesta; Larga vida la Cultura!” - Noticias

La librera Conchita Quirós abre con su pregón #SanMateo2018: “¡Larga vida a esta fiesta; Larga vida la Cultura!”

14 de septiembre de 2018
Imagen La librera Conchita Quirós abre con su pregón #SanMateo2018: “¡Larga vida a esta fiesta; Larga vida la Cultura!”

Muy pocos días al año la plaza del Ayuntamiento ‘vibra’. Hoy miles de personas se agolpan en ella para alzar sus miradas al balcón consistorial, engalanado con ‘reposteros’ de terciopelo granate. Esta vez no es el Alcalde el protagonista. Es ella, la librera de Cervantes, Conchita Quirós, la erncargada de abrir oficialmente las fiestas de San Mateo 2018, la pregonera. 

Bajo los arcos del Ayuntamiento se reparten globos malva con el lema “No es No”, la campaña contra las agresiones machitas puesta en marcha por la concejalía de Igualdad. En el salón de plenos, concejales de la Corporación, el ex alcalde Antonio Masip o el equipo del Oviedo Baloncesto esperan ansiosos la llegada de la pregonera. No falta tampoco “Mateín”. En la azotea, la Real Banda de Gaitas Ciudad de Oviedo y todo preparado para el chupinazo. Abajo, en la plaza, los acordes de la Banda de Música Ciudad de Oviedo anuncian el inicio de las fiestas. Y llega la pregonera. Recibida por el Alcalde, Wenceslao López; la vicealcaldesa, Ana Taboada y el concejal de Festejos, Roberto Sánchez Ramos, entre otros, sale al balcón “orgullosa y muy nerviosa”, precedida por las palabras del Alcalde: “El éxito de estas fiestas es el civismo y el respeto, que volvamos a ser un referente de unas fiestas, bien vividas, libres de agresiones machistas. Disfrutadlas”.

“La librera por excelencia de Oviedo” aparece ante la plaza atestada de ovetenses, entre ellos “Pinón” y “Telva” convertidos en “gigantes” y globos malva, repartidos por la concejalía de Igualdad dentro de la campaña contra las agresiones machistas en San Mateo. 

“Estar aquí es más que un sueño, es el orgullo de sentirme ovetense, mateína”, asegura emocionada la pregonera. Y confiesa que el discurso “me hizo retroceder en el tiempo y revisar mi propia historia personal… volver a mis años infantiles. Al Kiosko de Gene, en La Escandalera, al que mi padre nos llevaba cada domingo a mis hermanos y a mí.  Recuerdo todos los días de la semana estar esperando al siguiente número de Flechas y Pelayos y al de Maravillas. Y con ‘el tesoro’ en las manos, íbamos al Rialto. (…) Entonces había pocos coches. Pero teníamos tranvía. ¡Ay, el tranvía!, ¡Cómo lo añoro! ¡Si fuera posible volver a movernos en tranvía por Oviedo!.... ¿Hay algún político por aquí cerca?...... Mi afición por leer creo que se inició con La gallinita roja, el primer libro que recuerdo sostuve entre mis manos a los tres años. Desde entonces muchos más he acariciado y amado y leído. La lectura fue la mejor herencia que mis padres me han podido dar. Alfredo y Aurelia, el librero liberal y la maestra vocacional, me la inculcaron como una parte esencial de la vida. Y es que leer era el premio por sacar buenas notas, así que la lectura se convirtió para mí en el mejor aliciente pedagógico. Creo que todo eso me hizo ser una persona feliz. Porque, queridos amigos, pensad un momento: ¿hay algo más hermoso que leer? Rotundamente, no. Leer es la medicina con el único prospecto que no tiene contraindicaciones,  nos hace pensar, disfrutar, soñar, amar, nos da libertad, nos hace ser más sabios, nos hace ser más felices...Por eso, yo intento repartir un trocito de esa felicidad a través de las historias que se encierran en los libros que inundan las estanterías que me rodean. Esos mundos posibles que nos cuentan algunos escritores que buscan hacer nuestra vida mejor. Todo esto lo he ido descubriendo a lo largo de mi vida, que no es corta, pero de la que no me pienso marchar porque me queda mucho por leer”. Tras recordar su estancia en París, allá por 1960, Conchita vuelve a Oviedo a estudiar Magisterio “de todo eso hace ya muchos años, porque yo he vivido muchas épocas de esta ciudad y la he visto crecer, como he visto a distintas generaciones que han ido pasando por mi librería. Mi padre, Alfredo Quirós, la fundó en 1921, lo que quiere decir que estamos a punto de cumplir cien años de vida..., un hombre que luchó por sus ideales y por personas en las que creyó, que tuvo siempre a su lado a una gran mujer, mi madre, Aurelia. Maestra, madre y esposa, ella hizo posible que mi padre construyera esta librería de la que tan orgullosa me siento.”. De esta maravillosa tierra, prosigue, “han salido escritores como Ramón de Pérez de Ayala, cuyo libro Tigre Juan ha dado nombre a uno de los premios literarios más prestigiosos de la actualidad que ha puesto a Oviedo en primera línea. O Constantino Cabal, uno de los mayores estudiosos de la cultura y folclore de Asturias. O Dolores Medio, que nos ayudó de la mano de Lena Rivero a conocer una Asturias convulsa. O Clarín, que paseó al Magistral por el Fontán, con su capa al vuelo. Pero también mi querido  Ángel González, con quien compartí momentos de infancia, correteando por Cervantes. Y Gregorio Morán, y José Avello, y Juan Cueto y Carmen Ruiz-Tilve, y José Antonio Mases y tantos y tantos a los que admiro y forman parte de las estanterías de mi vida (…)  Con vuestro permiso, nombraré a cuatro personalidades esenciales en Asturias y en mi vida: el catedrático y lingüista Emilio Alarcos, el filósofo Gustavo Bueno, el impulsor y primer director del Centro de Bibliotecas de Asturias Lorenzo Rodríguez Castellanos, y el gran pensador y humanista Pedro Caravia. Todos ellos fueron grandes amigos de mi padre y yo heredé su amistad…”.

Y un deseo le ayuda a cerrar su discurso: “Que nunca dejéis de leer. Que améis a esta ciudad porque os veréis recompensados. Dadle lo que podáis; ella os lo devolverá con creces. Llevad a Oviedo siempre en vuestro corazón y presumid de ello allá donde vayáis. Las ciudades son sus gentes y pocas podrán presumir como Oviedo de albergar a personas tan maravillosas como todos vosotros. ¡Viva la cultura! ¡Viva la lectura! ¡Viva Oviedo! ¡Feliz San Mateo a todos!”. 

El Himno de Asturias, a cargo de la Real Banda de Gaitas Ciudad de Oviedo da pie al lanzamiento del chupinazo, a cargo de Víctor Pérez, el capitán del Oviedo Baloncesto y de Elena Fernández, capitana del equipo femenino de Bádminton. Una lluvia de confeti de colores y un sonoro aplauso incita a “la plaza” a cambiar de rumbo. En ese instante se abren los chiringuitos. Arranca la fiesta. Arranca San Mateo 2018.