Lectura de contadores vía radio
El Servicio de Aguas de Oviedo implanta un novedoso sistema de lectura de contadores vía radio

Facilita la toma de lecturas de difícil acceso al contador, cuando éste se encuentra dentro de las viviendas o locales.

Un módulo integrado en el contador envía la información vía radio a un terminal portátil y es procesada por un Software comunicación, lectura y tratamiento de datos.

El Ayuntamiento de Oviedo y aqualia han iniciado la implantación de un novedoso sistema de lectura de contadores vía radio, para obtener más rápida y cómodamente, la información del consumo de los aparatos medidores de difícil acceso que se encuentran en el interior de las viviendas y locales.

El sistema se compone de un Módulo exterior que se ajusta al contador equipado con emisor de impulsos, un Terminal Portátil de Lectura y un Software de comunicación, lectura y tratamiento de datos. El montaje es muy sencillo, pues el Módulo se acopla en el contador, siendo la configuración rápida y fácil.

Contador con Módulo, Terminal Portátil Lectura y Software Contador con Módulo, Terminal Portátil Lectura y Software

El funcionamiento básicamente consiste en la captación por parte del Módulo de la información procedente de un emisor de impulsos para su almacenamiento en la memoria.

Cuando el Terminal Portátil, equipado con tarjeta radio, pregunta al dispositivo, este identifica el contador y transmite los datos de lectura, así como otros datos adicionales, tales como posible manipulación, contador parado, existencia de fuga, etc... Posteriormente se descargan los datos en el software de facturación.

El Terminal Portátil de Lectura recoge la información procedente de los módulos desde el exterior sin necesidad de acceder a las viviendas y locales. Este sistema permite combinar las lecturas vía radio con las manuales que habitualmente se llevan a cabo para los contadores accesibles.

Otro beneficio añadido es la identificación inmediata de los contadores que puedan estar averiados; además, puede detectar la aparición de una fuga interior, y no es necesario el coste de obra civil que supondría sacar el aparato medidor al exterior. Por otra parte, se evita la realización de estimaciones de consumo y la toma de autolecturas por iniciativa de los vecinos.