San Mateo

A pesar de que San Salvador es el patrón de Oviedo, es San Mateo el protagonista de las fiestas de la ciudad.

La celebración religiosa de la llamada "Perdonanza" tiene su origen en el siglo IX cuando comenzó la veneración de las reliquias del Arca Santa para las que Alfonso II, el Rey Casto, construyó la Cámara Santa.

Este hecho, hizo que los peregrinos se acercaban a Oviedo para vivir el Jubileo de la Santa Cruz y gozar así de indulgencia plenaria. Las concentraciones se centraban entre los días 14 y 21 de septiembre y esto dio origen con el tiempo a una programación también festiva en esas fechas que hoy se han convertido en las Fiestas de San Mateo.

La evolución de la sociedad española en general y ovetense en particular es algo incuestionable, y de ello es un fiel reflejo el desarrollo de los festejos a lo largo de las décadas.

En el año 1894, cuentan las crónicas que el Ayuntamiento con un presupuesto de 5.000 ptas. y comprendían desde el 17 hasta el 23 de septiembre. En las fiestas participaban dos bandas de música.

También se escuchaba en abundancia la gaita y el tambor, ya que muchas parejas tocaban por los barrios.

Para los niños, en el Campo de San Francisco hubo muchos juegos infantiles, se quemaron "fuegos artificiales" y una jira campestre remató los festejos en el campo. Se instalaron barracas, un "panorama"(rudimentario sistema de proyección de vistas precursor del cinematográfico) y un curioso teatro mecánico. La fiesta se acababa con la entrega de 2.000 raciones de pan a los pobres.

Las fiestas de San Mateo en la actualidad

Hoy en día, las fiestas de San Mateo son conocidas en toda España. Tienen la característica además de que siendo una ciudad universitaria, coinciden con el fin del verano y el comienzo de la actividad académica.

Las duración de las fiestas de ahora, es aproximadamente de 9 días variando las fechas que dependen del día en que caiga la fiesta del 21 de septiembre. El Desfile de América en Asturias suele ser el 19 de septiembre.

Los espectáculos musicales tienen un gran protagonismo y se reparten en varias localizaciones. 

No hay que olvidar la Temporada de Opera, en el Teatro Campoamor uno de los acontecimientos más esperados por la afición de toda España.

Los niños, tienen especial protagonismo en el Campo de San Francisco, lleno en estos días de títeres, juegos, teatro, malabares, música y concursos.

Las actividades deportivas para todas las edades y público.

El resto de tradiciones llevan a la romería asturiana del Cristo de las Cadenas que cierra las fiestas y el reparto del bollo y el vino.

El 21 de septiembre, día grande de San Mateo, los ciudadanos y visitantes tienen por costumbre comer en la calle: parques, campos y jardines, el "bollo preñado" que consiste en un gran bollo de pan elaborado con un chorizo dentro, se cuece todo junto y se acompaña con una botella de vino.

Durante todos los días festivos, en cualquier caso , la fiesta está en la calle, la gente vive de noche y de día alrededor de todo el casco antiguo de la ciudad donde se instalan pequeñas casetas donde tomar algo con música : chiringuitos, y donde aquel origen de la fiesta sigue conservándose con el Jubileo de la Santa Cruz pero también con la gente que poco tienen que ver con los peregrinos de antaño.

 

Fuegos Artificiales
Fuegos Fuegos

La noche de los fuegos en Oviedo es ya una tradición. Ya en 1920 los ovetenses pudieron disfrutar de una noche de fuegos artificiales.

Se celebra en el Parque de Inverno, dicha ubicación supone un gran acierto por las características del lugar, ofrece una gran seguridad para los asistentes siendo además el sitio idóneo para acoger a la multitud que acude a presenciar el espectáculo que tienen una magnífica visibilidad desde cualquier sitio en el que se coloquen.

Es presenciada por más de 100.000 espectadores.

 

Callejero