Qué tipo de dependencia crea el tabaco
La nicotina genera dependencia rápidamente al ser una sustancia muy adictiva. Esto implica que con relativamente poco consumo y en poco tiempo la persona pasa a tener dependencia del tabaco.
 
Su dependencia es física y psíquica, siendo esta última la más intensa y determinante.
 
La nicotina se absorbe rápidamente pero sus efectos agudos desaparecen en pocos minutos, por este motivo la persona fumadora necesita cigarrillos con frecuencia, para evitar el síndrome de abstinencia. Este síndrome suele aparecer entre las 6 y las 12 horas desde el último consumo, alcanza su máximo nivel entre el primer y el tercer día, y suele durar entre 3 o 4 semanas, aunque las molestias suelen perdurar incluso meses después de dejar el hábito de fumar.
 
Los síntomas orgánicos más habituales son: dificultad para conciliar el sueño, dolor de cabeza, problemas de concentración, trastornos gastrointestinales, disminución rendimiento motor, etc. Los síntomas emocionales: impaciencia, desmotivación, estados depresivos leves, irritabilidad, etc. 
 
Estos síntomas provocan que muchas personas fumadoras no logren dejar de fumar cuando se lo proponen y tengan recaídas.